domingo, 27 de junio de 2010

No podrá ser

Os había prometido la reseña de un concierto de Nacha Guevara, "Mucho más que dos" que iba a ver esta misma tarde. Lamentablemente no podrá ser porque dicho concierto se ha suspendio por enfermedad de la artista.

Al parecer se ha visto aquejada de un quiste en el ovario por lo que ha tenido que ser intervenida y debe guardar reposo. ¡Qué se le va a hacer! Sobre todo lamento que al parecer el concierto no se vaya a celebrar en otra fecha.

Que se recupere.

domingo, 20 de junio de 2010

Teatro de cerca


TÍTULO: “La función por hacer”
ADAPTACIÓN: Miguel del Arco y Aitor Tejada
DIRECCIÓN: Miguel del Arco
INTÉRPRETES: Israel Elejalde, Bárbara Lennie, Miriam Montilla, Manuel Paso, Raúl Prieto y Cristobal Suárez.


De esta manera tan especial, arropados por un público sentado en derredor a ellos, dos actores salen a escena y comienzan su representación, pero pocos minutos después son interrumpidos por cuatro “personajes” que entrando desde el patio de butacas también desean contarnos su historia. Se entabla entonces una discusión entre ambos grupos que rivalizan por darnos a conocer sus respectivos mensajes.

No puedo desvelar nada más del argumento de esta original función. Sólo diré que está basada nada más y nada menos que en una adaptación libre de la obra de Pirandello “Seis personajes en busca de autor” realizada por Miguel del Arco y Aitor Tejada.

Los seis actores se encuentran en estado de gracia sobre el escenario. Su ímpetu, su fuerza y rapidez sorprenden a los espectadores que siguen atentamente cada uno de sus movimientos, palabras y respiraciones. Todo está perfectamente sincronizado y coreografiado sin dejar nada a la improvisación.

Ahora bien, advierto a todos aquellos que sólo quieran ver el teatro más convencional, que quizá esta obra no les satisfaga del todo. Tiene un componente de reflexión sobre el teatro y sobre el hecho de la creación de personajes que puede resultar a veces demasiado profundo. La recomiendo vivamente eso sí, a aquéllos que realmente sienten pasión por el hecho teatral y todo lo que lleva consigo.

domingo, 13 de junio de 2010

Bernarda chabolista


TÍTULO: “La casa de Bernarda Alba”
DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA: Pepa Gamboa
VERSIÓN: TNT-El Vacie
INTÉRPRETES: Rocío Montero Maya, Mª Luz Navarro Jiménez, Lole del Campo Díaz, Carina Ramírez Montero, Sandra Ramírez Montero, Ana Jiménez García, Sonia Joana da Silva, Isabel Suárez Ramírez, Pilar Montero Suárez, Marga Reyes y Bea Ortega.

Otro teatro es posible. Este es el lema del centro de investigación teatral TNT, y con esta versión de “La casa de Bernarda Alba” protagonizada por ocho mujeres analfabetas de etnia gitana, se demuestra una vez más, que tienen razón en afirmarlo.

Nos encontramos ante una versión muy libre del texto de Lorca, como no podía ser de otra manera. Las ocho protagonistas no saben ni leer ni escribir, y por tanto no se podía pretender que memorizasen todo el diálogo. En su lugar, improvisaciones, bailes, canciones y una parte del texto lorquiano. La esencia se mantiene, la autoridad claustrofóbica que Bernarda ejerce sobre sus hijas sigue presente en esta particular versión.

Como explica la directora del montaje, Pepa Gamboa, en el programa de mano: “Nunca se pretendió que las protagonistas parecieran actrices porque las cosas son como son”. Pero a pesar de no parecer actrices o precisamente por no serlo, nos cuentan la historia de las hijas de Bernarda con verdad y consiguen enganchar al público.

A destacar la labor de Marga Reyes, actriz profesional que es además ayudante de dirección de la función y que interpreta una parte del papel de La Poncia, ayudando así a llevar el hilo conductor de la narración y orientando a la vez a estas peculiares actrices sobre las tablas. A modo de anécdota, no quiero olvidar tampoco la facilidad que demuestras estas mujeres para bailar llevando objetos sobre la cabeza sin perder el ritmo en ningún momento

¿Otra de las cosas buenas de este montaje tan especial? Reunir en un mismo auditorio a público payo y gitano, en armonía y complicidad, conviviendo y disfrutando del mismo espectáculo. Definitivamente, un canto a la integración.