sábado, 6 de noviembre de 2010

La liberación de la mujer


TÍTULO: “Casa de muñecas”
AUTOR: Henrik Ibsen
VERSIÓN Y DIRECCIÓN: Amelia Ochandiano
INTÉRPRETES: Silvia Marsó, Roberto Álvarez, Pedro Miguel Martínez, Francesc Albiol, Rosa Manteiga, Mamen Gody, Cuca Villén …

Poco se puede decir de la obra de Ibsen “Casa de muñecas” que los aficionados al teatro no sepan. Es un clásico, y su personaje principal, Nora, se ha convertido en un paradigma de la liberación de la mujer, dando el portazo al final de la obra, y dejando en casa a un marido desconsolado y perplejo que no es capaz de entender que su mujer es también una persona con sus necesidades e inquietudes, y no solo una muñeca con la que jugar a las casitas.

La versión que en estos días se puede ver sobre los escenarios españoles está adaptada y dirigida por Amelia Ochandiano guardando total fidelidad al texto original. Mención especial merece además, el extraordinario vestuario al que Sastrería Cornejo ya nos tiene acostumbrados.

Los que acudan a ver la obra podrán disfrutar de una función que va in crescendo: comienza con una Nora que parece inocente y casi infantil encarnada por una más que correcta Silvia Marsó, y poco a poco va desarrollándose dejándonos ver a una mujer que es bastante más madura de lo que en principio podríamos creer, para terminar con ese final apoteósico donde se desgrana ese monólogo en el que la protagonista se enfrenta sin miedo a un marido boquiabierto interpretado con gran verosimilitud por Roberto Álvarez.

Está muy bien que las compañías teatrales rescaten de vez en cuando estas joyas del teatro universal que sorprendentemente siguen hoy en día tan vigentes como en la época en que se escribieron (en este caso en el siglo XIX).

Teatro del bueno, que nos hace reflexionar sobre hasta qué punto han cambiado (o no) las cosas con el paso del tiempo, y sobre todo lo que todavía queda por hacer para conseguir la igualdad real entre hombre y mujeres.

3 comentarios:

  1. Hola:
    Esta obra la vi hace muchos años y me impactó la actualidad de su temática. Como tú dices, es muy positivo que de vez en cuando se rescaten joyas de este tipo. Por otra parte, creo que has hecho un excelente comentario sobre ella.
    Un saludo. Cris

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena! Estuvo por aquí hace unas semanas pero no pudimos ir. Parece que nos perdimos una buena obra.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Casa de muñecas fue una de las primeras obras que leí en aquellos años ya tan lejanos en los que estudiaba teatro. Curiosamente, me gusta más leer el teatro, representarlo en mi mente y actuar para mi misma, que verlo representado. Nunca he tenido oportunidad de ver la puesta en escena de "Casa de muñecas" y me encantaría hacerlo. Por lo demás, es la primera vez que visito tu blog, y me ha gustado mucho. ¡Saludos!

    ResponderEliminar