domingo, 1 de mayo de 2011

Homenaje al crimen



TÍTULO: “Crimen perfecto”
AUTOR: Frederik knot
VERSIÓN: Víctor Conde
ESCENOGRAFÍA: Ana Garay
VESTUARIO: Miguel Ángel Millán
INTÉRPRETES: Jorge Sanz, Elena Furiase, Pablo Puyol, Antonio Albella, José Sánchez-Orosa



¿Quién no ha disfrutado, se ha inquietado o sobrecogido alguna vez viendo una película de Alfred Hitchcock? Yo creo que todos hemos experimentado estas sensaciones alguna vez durante el visionado de sus películas. Esto también le ocurrió a Víctor Conde cuando siendo niño se quedó a ver una peli “a esas horas en las que se supone que los niños deben estar ya acostados”, en esa ocasión la película en cuestión era “Crimen perfecto”, tal impresión le produjo que muchos años después ha decidido llevar su adaptación a las tablas y rendir un sentido homenaje a su creador.

A decir verdad, la película en sí ya fue con anterioridad una obra de teatro, por lo que Víctor Conde no ha hecho en esta ocasión sino devolverla a su lugar de origen. Un escenario giratorio permite al espectador contemplar una misma acción desde distintas perspectivas y dar mayor verosimilitud a la impresión de estamos siendo testigos de la acción casi como si mirásemos a través del ojo de la cerradura.

Miguel Ángel Millán ha diseñado un vestuario basado fielmente en el que en su momento se pudo contemplar en la pantalla grande, sobre todo si atendemos a los modelos que en su día lució Grace Kelly, musa indiscutible del cineasta.

El director ha querido, eso sí, dar su toque de originalidad a la obra, y éste no es otro que el situar en parte del escenario lo que podrían haber sido los camerinos de los actores de la película así como el set de rodaje en el que su filmación se llevó a cabo. En algunas ocasiones incluso la representación se interrumpe momentáneamente y el público puede escuchar en una grabación los murmullos que seguramente se oían en el estudio durante las pausas del rodaje.

En mi humilde opinión estas peculiaridades del montaje, no eran necesarias para rendir homenaje al “mago del suspense”, aunque entiendo que el director ha querido imprimir su sello personal en él.

Por su parte, los intérpretes, encabezados por Jorge Sanz, Elena Furiase, y Pablo Puyol hacen un trabajo correcto y eficaz tratando de evocar a su vez a los intérpretes del celuloide y haciéndonos pasar un rato agradable en la butaca.

En suma, una función agradable con la que pasar un buen rato.