domingo, 23 de septiembre de 2012

Amas de casa indignadas




TÍTULO: “¡Sin paga, nadie paga!
AUTOR: Darío Fo
INTÉRPRETES: Pablo Carbonell, María Isasi, Marina San José, Carlos Heredia e Israel Frías
DIRECCIÓN: Gabriel Olivares


Darío Fo escribió su gran éxito “¡Aquí no paga nadie!” en el año 1974. Casi cuarenta años han pasado desde entonces pero sin embargo, el texto no ha perdido un ápice de vigencia. Hace sólo unos pocos años el propio Fo volvió a reescribirla bajo el título “¡Sin paga, nadie paga!” añadiéndole algunos detalles y situándola en la era de Berlusconi.

Pues bien, esta nueva versión, adaptada eso sí a nuestro país, es la que podemos ver esta temporada sobre los escenarios españoles. Resulta escalofriante pensar que lo que este premio nobel de literatura ideó en 1974, esté ocurriendo (o casi) hoy en día a nuestro lado. La obra habla de una rebelión de amas de casa que frente a la subida de los precios y la bajada de salarios decide asaltar supermecados y llevarse la comida gratis.

El marido de una de ellas, Juan, interpretado por el genial Pablo Carbonell, es un obrero honrado y tremendamente legalista que prefiere morir de hambre antes que robar, y por eso su mujer deberá ocultarle el latrocinio, dando lugar a multitud de enredos y situaciones cómicas.

El decorado se nos presenta como un patio de vecinos por el que los diversos personajes suben y bajan, tratando de ocultar su delito a la policía y al marido. Acompañan a Carbonell en esta aventura María Isasi, Marina San José, Calos Heredia e Israel Frías que componen un reparto bastante coral en el que cada uno de ellos tiene su momento estelar.

Las carcajadas del público son constantes durante la representación, aunque debo admitir que a pesar del desconcertante parecido con nuestra realidad actual, a mí, como comedia de enredo no me ha resultado tan eficaz y creíble como otras quizá aún más disparatadas. No obstante, como sátira política y social está muy lograda.

domingo, 9 de septiembre de 2012

De plena actualidad



TÍTULO: “De cintura para abajo”
AUTORES: Dunia Ayaso y Félix Sabroso
DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA: Javier Fernández
INTÉRPRETES: Antonia San Juan, Luis Miguel Seguí, Jorge Monje
DIRECCIÓN: Dunia Ayaso y Félix Sabroso



En nuestros días, es habitual al escuchar las noticias o leer un periódico encontrarnos artículos acerca de la corrupción, planes urbanísticos imposibles, explosión de la burbuja inmobiliaria, crisis económica, crisis de pareja, escándalos y un largo etcétera.

Pues bien, todos estos ingredientes y algunos más están presentes en la comedia escrita y dirigida por Félix Sabroso y Dunia Ayaso y protagonizada por la incombustible Antonia San Juan, Luis Miguel Seguí y Jorge Monje.

Podría decirse que Sabroso y Ayaso autores de grandes éxitos como “Perdona bonita pero Lucas me quería a mí” en el cine o “La Gran Depresión” en teatro, tienen el secreto de cómo hacer comedias entretenidas en las que van a su vez soltando pequeñas “pildoritas” que hagan reflexionar al público sobre temas diversos entre los que las relaciones humanas ocupan un lugar preponderante.

En este caso nos presentan a una pareja de pícaros (que bien podrían haber salido de las páginas de El Lazarillo o “El Buscón” si éstos estuviesen ambientados en nuestro días) que pese a que no se encuentran en sus mejores momentos “profesionales” ni personales, están dispuestos a seguir juntos al menos para dar un golpe más que puede solucionar todos sus problemas económicos. Para ello, buscan la connivencia del novio de la hija del alcalde de una localidad costera, para que les ayude a obtener la recalificación de unos terrenos.

Como podéis imaginar, la comedia está servida. Resulta muy divertido ver a estos dos pillos en acción tratando de encandilar al pringao de turno. Sus tácticas y artimañas resultan reconocibles y como suele ser habitual en estos casos, consiguen aunque pueda resultar paradójico, el público se sitúe más del lado de los “malos” que del bueno. Esto también da que pensar.

Los tres actores están estupendos. Antonia San Juan y Luis Miguel Seguí encarnando a los dos tunantes forman una pareja cuya química es evidente dentro y fuera del escenario. El público disfruta especialmente con la interpretación de ella, a la que muchos siguen por su personaje de Estela Reynolds en la exitosa serie de Telecinco “La que se avecina”. Aquí pueden volver a descubrirla en un personaje diferente aunque no del todo distinto al de la telecomedia. Jorge Monje cumple perfectamente con su papel de pijo pringao haciendo también las delicias del público con un personaje, a mi juicio, no tan agradecido como los otros dos.

No me gustaría terminar esta reseña sin mencionar la fantástica escenografía diseñada por Javier Fernández, que nos transporta al cuarto de baño de un lujoso hotel sin que le falte un detalle.

En suma, una obra que permite pasar un buen rato mientras la ves y seguir dándole a la cabeza tiempo después de haberla visto.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Cuando Pablo encontró a Laura



TÍTULO: “El tipo de al lado”
AUTORA: Katarina Mazetti
ADAPTACIÓN: Alain Ganas
INTÉRPRETES: Maribel Verdú y Antonio Molero
DIRECCIÓN: Jose María Pou



Cada uno es cada uno y sus circunstancias. El ambiente que nos rodea, las personas con las que nos relacionamos, los lugares donde vivimos o trabajamos van moldeando poco a poco nuestra forma de ser y hacen que nos convirtamos en seres únicos y distintos de todos los demás. Precisamente por esas diferencias con los demás resulta a veces tan difícil a algunas personas, encontrar una pareja que se adapte a su forma de ser y a sus necesidades.

Esto es precisamente lo que les ocurre a Laura y Pablo, los dos protagonistas de la función “El tipo de al lado”. Ella, viuda, bibliotecaria, intelectual, cosmopolita. Él, soltero, granjero, trabajador, rústico. Parece que dos personas tan dispares no están precisamente destinadas a ser pareja ¿o tal vez sí?

La función está protagonizada por dos intérpretes que ya han demostrado de sobra su talento en numerosas ocasiones: Maribel Verdú y Antonio Molero, que además ya compartieron escenario y éxitos en “Un dios salvaje”. En esta ocasión encarnan a esta atípica pareja que poco a poco irá descubriendo cuáles son las cosas que les unen y cuáles las que les separan y por tanto, si tienen posibilidades o no de un futuro en común.

No es ésta, a mi juicio, una obra de carcajadas (aunque las hay) sino más bien de sonrisas. Se inicia con un golpe de efecto que mantiene al público desde la primera escena.

José María Pou ha elegido la adaptación de una novela de la escritora sueca Katarina Mazetti, para dirigir a dos actores que consiguen que la difícil tarea de hacer reír, o sonreír al público parezca fácil. No debe ser sencillo mantenerse sobre el escenario a la presente vista del público, cuando a tu personaje no le corresponde hablar y ni siquiera forma parte de la escena que se está representado. Pues bien, estos dos intérpretes lo hacen con maestría. Saben permanecer en un discreto segundo plano cuando les toca, y como digo, eso no es fácil y pone de manifiesto su generosidad en el trabajo.

Es una obra sencilla y desnuda de artificios, pero no por ello simple. La realidad que nos plantea tiene bastante más profundidad de la que podría parecer a primera vista. Es, en definitiva, una invitación a la reflexión no exenta de sentido del humor.