sábado, 13 de octubre de 2012

Haciendo música con los pies



Sara Baras en un momento del espectáculo


TÍTULO:“La Pepa”
COMPAÑÍA: Ballet Flamenco Sara Baras.
COREOGRAFÍA: Sara Baras
DIRECCIÓN: Sara Baras
MÚSICA: Keko Baldomero
ESCENOGRAFÍA: Ras Artesanos
DISEÑO DE LUCES: Óscar Marchena, J LuisAlegre y Sara Baras.
VESTUARIO: Torres-Cosano
ARTISTA INVITADO: José Serrano (coreógrafo de sus intervenciones).



Es difícil explicar qué es la magia, pero no es difícil sentirla viendo un espectáculo de Sara Baras. La bailaora gaditana ha vuelto a los escenarios tras su maternidad y lo ha hecho por la puerta grande. Por encargo de la Diputación y el Ayuntamiento de Cádiz nos trae los aires de su tierra y un sentido homenaje a la que fue la primera carta magna española, la Constitución de Cádiz de 1812, o lo que es lo mismo, “La Pepa”.

Como ya es habitual en sus espectáculos, Sara Baras despliega todo su arte que queda plasmado en la dirección, coreografía, guión y cómo no, en el baile. Su presencia arrolladora así como la de su inseparable José Serrano y la del magnífico cuerpo de baile nos llevan de paseo por Cádiz a través de los distintos palos del flamenco, haciendo vibrar en todo momento a un público enfervorecido que se deja las manos aplaudiendo tras cada número.

Acudo a ver espectáculos de baile flamenco con cierta asiduidad, pero he de reconocer que los que más me emocionan son los representados por el Ballet Flamenco de Sara Baras. Su capacidad de “hacer música con los pies” no deja de sorprenderme, como tampoco deja de hacerlo el silencio cuasi religioso que se respira en el teatro durante esos magistrales zapateados.

En esta ocasión estamos, una vez más, ante un espectáculo completo en el que hasta el más mínimo detalle está cuidado con mimo. La iluminación nos traslada sin esfuerzo a la capital de la Costa de la Luz y el precioso vestuario de Torres-Cosano nos hace viajar dos siglos atrás y pasearnos por tabernas y plazas del Cádiz de 1812.

No quiero olvidar a los magníficos músicos y cantaores que son parte esencial del espectáculo y que en perfecta fusión con él, en ciertos números se integran incluso con el cuerpo de baile. En esta ocasión existe además una colaboración de Ara Malikian y el Cuarteto de cuerda Aupaquartet. Además, debo decir, que siento auténtica debilidad por los percusionistas de esta compañía, Antonio Suárez y Manuel Muñoz “Pájaro” que en sus “solos” ponen los pelos de punta.

Para cuando uno quiere darse cuenta ya han pasado dos horas, y estamos ante uno de esos fines de fiesta tan característicos de la compañía, en los que Sara Baras y todo su elenco derrochan simpatía y alegría a raudales ganándose ya de manera definitiva y eterna el cariño del público.

Me gustaría decir muchas cosas más acerca de lo que me ha hecho sentir este espectáculo, pero me resulta muy difícil describirlo con palabras así que os dejo sólo un consejo: ¡No os lo perdáis!