lunes, 31 de agosto de 2015

Enfrentados pero condenados a entenderse




TÍTULO: “Enfrentados”
AUTOR: Bill C. Davis
ADAPTACIÓN: C. G. Llano
ESCENOGRAFÍA: Angélica Guaglianone
DIRECCIÓN: Arturo Fernández
INTÉRPRETES: Arturo Fernández y David Boceta



Una de las cosas buenas que tienen los espectáculos protagonizados por Arturo Fernández es que no engañan a nadie. Cuando tú compras la entrada para ir a ver una de sus obras vas sobre todo a encontrarte con él, con ese personaje que ha creado a lo largo de toda una vida sobre el escenario indagando en los gustos de su público e intentando darle lo que busca.

Por eso ante una obra protagonizada por este asturiano de pro hay que tener claro que debes ir a verla si te gusta él, si Arturo Fernández no te gusta, quédate en casa o mejor, elige otro espectáculo de la cartelera, que hay para todos los gustos.

Y a pesar de lo dicho, de que Arturo Fernández de alguna manera está “encasillado voluntariamente” en un tipo muy concreto de personaje, hay que reconocer que la obra que representa desde hace ya más de un año por todos los tearos españoles, ha sido algo más arriesgado consiguiendo dar otra vuelta de tuerca a su personaje. Sí, porque en esta ocasión Arturo Fernández encarna nada más y nada menos que a un sacerdote. Un sacerdote en un parroquia de postín, eso sí, pero un sacerdote.

Creo que es una de las pocas funciones protagonizadas por Arturo Fernández, si no la única, en la que no hay ni un solo personaje femenino, aunque se menciona a alguno que otro y como no podía ser de otra manera se habla de las mujeres. En esta ocasión, el que acompaña sobre las tablas al actor asturiano es David Boceta un joven intérprete que encarna a un seminarista que quiere dar un nuevo rumbo a la iglesia católica. La interpretación de Boceta gana en seguridad y eficacia a medida que avanza la función, dejando a un lado el tono un poco envarado que utiliza al comienzo.

“Enfrentados” es una función que ya desde los años 80 ha cosechado importantes éxitos en Broadway y en Francia donde obtuvo el Premio Molière de teatro. Lo entiendo. Porque se trata de un texto arriesgado que aborda cuestiones de gran interés y que permite a Arturo Fernández mostrar una cara más seria, así como sus dotes de actor dramático o al menos, no tan cómico.

Con esto no quiero decir que no haya risas durante la función. Las hay, y muchas, incluso carcajadas. Una vez más los incondicionales del intérprete asturiano no quedarán defraudados porque el Arturo de siempre sigue sobre las tablas e intuyo que le queda cuerda para rato. Al menos así lo espero.

Mención aparte merecería la escenografía de la función con 2 decorados muy cuidados a los que no les falta un detalle, la firma Angélica Guaglianone. También quiero agradecer a Arturo como director de la función o a quien quiera que haya sido el responsable de la elección de los temas musicales, ese cierre con la voz del gran Louis Armstrong como protagonista. Un acierto.

En suma, que si os gusta Arturo Fernández estamos ante una función que no os debéis perder bajo ningún concepto. Si no os gusta, la elección es más difícil pero quizá incluso os llevéis una sorpresa.

jueves, 20 de agosto de 2015

Agradecida y emocionada. Ha fallecido Lina Morgan




No quiero extenderme en esta entrada. Simplemente recoger que ha muerto una de las grandes cómicas de este país: Lina Morgan a los 78 años tras pasar varios meses enferma.

No puedo hablar aquí de ningún espectáculo suyo que haya visto en directo. Desgraciadamente se ha ido una de esas actrices míticas a las que ya no podré ver sobre las tablas. Pero sí que recuerdo vivamente sus actuaciones en televisión y sobre todo esas obras suyas que TVE solía emitir desde el Teatro de La Latina sobre todo en fechas señaladas como las navidades. En esas ocasiones, en casa me dejaban quedarme despierta hasta tarde para verlas e incluso tomar un cafecito por la tarde para no dormirme. Era emocionante.

Recuerdo también que mi madre siempre me prometía: "La próxima vez que vayamos a Madrid vamos a ir a verla a La Latina". Desgraciadamente nunca coincidió que yo fuese a Madrid y ella estuviese actuando en su teatro. Una pena. 

Termino este pequeño escrito con esa canción tan mítica que todo el mundo conoce y que a mí me emocinaba tanto sobre todo eso de: "Llego nuevamente a seguir mi historia que mi mundo está detrás del telón, y las rayas de mi mano son el compás de una canción".



Agradecida y emocionada siempre a la gran Lina Morgan. Descanse en paz.