jueves, 31 de diciembre de 2015

Mis espectáculos del 2015

mis espectáculos 2015


Un año más no quería faltar a esta cita para contaros cuáles han sido los espectáculos que he tenido la fortuna de ver durante este año 2015. Es momento de hacer recuento y como tampoco voy al teatro u otros espectáculos en directo tanto como me gustaría, no me quiero dejar ninguno. Aquí están todos los que he visto este año: comedia, conciertos, drama, tragedia, intriga, musicales... un poquito de todo. Todos están reseñados en el blog así que si queréis saber qué me parecieron sólo tenéis que pinchar en el enlace correspondiente.

- "Lluvia constante"

- "En construcción"

- "El arte de la entrevista"

- "Olivia y Eugenio"

- "Don Juan Tenorio"

- "El zoo de cristal"

- Concierto de Pasión Vega: "Pasión por Cano" (2 veces)

- "La viuda alegre"

- Ballet flamenco de Sara Baras: "Voces"

- Concierto de Raphael: "De amor y desamor"

- "Enfrentados"

- "Sister Act. El musical"

- "El discurso del rey"

- "Buena gente"

- Concierto de Ana Belén y Víctor Manuel: "Canciones regaladas"

- "Medea" versión protagonizada por Ana Belén

- "Nuestras mujeres"

- "Atchúusss"

- "La plaza del diamante"

En total 19 espectáculos, uno de los cuales he podido repetir. Creo que es un balance que no está nada pero que nada mal. Ahora os invito a que me contéis vosotros si habéis visto alguno de estos espectáculos y qué os pareció. Y si no... ¿Qué espectáculos en directo habéis visto vosotros en 2015?

Nada más por hoy. Que tengáis una buena salida y entrada de año y que el 2016 os traiga y nos traiga mucha salud y más espectáculos en directo.


lunes, 14 de diciembre de 2015

La plaza del diamante o historia de una vida



TÍTULO: "La plaza del diamante"
AUTORA: Mercè Rodoreda
ADAPTACIÓN: Joan Ollé y Carles Guillén
DIRECCIÓN: Joan Ollé
INTÉRPRETE: Lolita Flores

 

 Dicen que de cualquier vida se podría escribir una novela o hacer una película, que todos tenemos una historia que merece la pena ser contada. Es posible que eso sea verdad, en cualquier caso, La Colometa, una de las protagonistas de la novela de Mercé Rodoreda, “La plaza del diamante” sí que tiene una vida que merece ser contada, o al menos así lo ha considerado Joan Ollé que ha decidido adaptarla y dirigirla convertida en un monólogo.

Si ya de por sí no es tarea fácil adaptar una novela al teatro, menos aún lo es convertir una novela con numerosos personajes en un monólogo. Quizá sea por eso que a mi juicio, al terminar la representación al espectador le quedan alglunas pequeñas dudas si no ha leído el libro. Son dudas menores que no tienen demasiada importancia pero que ahí están.

Lo que está claro es que un monólogo se sostiene gracias a su intérprete y en este sentido, Joan Ollé ha dado en el clavo eligiendo a Lolita Flores. Una actriz con mayúsculas que merece muchas más oportunidades de las que se le han dado hasta ahora en el mundo de la interpretación. Todas las veces que Lolita ha encarnado a una protagonista, sea la Chelo de “Rencor” o la Ana de “Ana en el trópico” lo ha hecho con solvencia y maestría y ello hace que me pregunta sin cesar cada vez que la veo por qué no la llamarán más.

Bueno, en fin, da igual. Joan Ollé sí ha apostado fuerte por ella y ha ganado, porque Lolita encarna a La Colometa de una forma creíble, cercana y conmovedora y después de verla no podrías imaginarte a otra persona en ese papel.

La puesta en escena es minimalista por no decir casi inexistente. Sólo un banco de esa Plaza del Diamante y una guirnalda de luces de colores que se encienden de una forma u otra en función de las necesidades de cada parte de la historia. También la música acompaña en algunos momentos fundamentalmente para aligerar el peso dramático de la historia.

Aparte de la interpretación, una de las cosas que más me ha gustado de esta función es que me da la impresión de que de alguna manera recupera el arte de contar historias de viva voz, esas historias en las que la imaginación del público juega un papel muy importante. Es una gozada que existan en nuestros escenarios propuestas así.

Y ahí lo dejo. No quiero desvelar nada más. Espero haberos puesto los dientes suficientemente largos como para que vayaís a verla si pasa cerca de vosotros. Os aseguro a pesar de su apabullante sencillez, es todo un acontecimiento.