viernes, 14 de abril de 2017

El pequeño pony: teatro necesario

El pequeño pony



TÍTULO: "El pequeño pony"
AUTOR: Paco Bezerra
DIRECCIÓN: Luis Luque
INTÉRPRETES: María Adánez y Roberto Enríquez


Existen muchos problemas graves en nuestra sociedad hoy en día pero a mi juicio, uno de los más sangrantes es el acoso escolar. ¿Cómo puede ser que nuestros niños y jóvenes estén sufriendo en sus carnes algo tan terrible y los adultos que debemos protegerlos y proporcionarles seguridad no seamos capaces de poner fin a su sufrimiento?

De este tema tan importante es de lo que habla la obra de teatro “El pequeño pony” escrita por Paco Bezerra y dirigida por Luis Luque. Y lo primero que quiero hacer en esta reseña es dar las gracias al autor por escribir este texto. Creo que todos los padres y todos los educadores deberían ver esta función o al menos, leerla. Se trata para mí de un imprescindible del teatro actual que creo que puede llegar a convertirse en un clásico. Esperemos que no sea así porque eso querría decir que el acoso escolar ha sido erradicado y que ya no serían necesarias funciones como ésta.

En ella vemos a un matrimonio, Irene y Jaime encarnados por María Adánez y Roberto Enríquez. Tienen un hijo de 10 años que, de la noche a la mañana comienza a sufrir acoso por parte de sus compañeros en el colegio. No voy a decir más, creo que no es necesario.

En la obra vemos que no todo el mundo reacciona igual ante una situación de este tipo, que lo que a unos les puede parecer una forma de actuar acertada, a otros puede resultarles una aberración. En este caso yo tenía clara mi postura, pero hasta cierto punto también puedo entender la de la otra parte. A veces no sabemos cuál es el camino adecuado que debemos tomar para tratar de proteger lo que más queremos.

Así, con el curso de los días, el matrimonio formado por Irene y Jaime empieza a resentirse, a enfrentarse e incluso a recriminarse muchas cosas con dureza. Es un lujo asistir a un acto tan íntimo como el que nos plantea esta obra. Las interpretaciones de María Adánez y Roberto Enríquez hacen que estemos durante toda la función en tensión y tratando de tomar partido por uno u otro.

Sólo me resta decir que esta función está inspirada en hechos reales que tuvieron lugar en Estados Unidos en el año 2014. Saber esto hace que todavía se nos erice más la piel al verla.

Una obra muy necesaria. Y creo que no se puede decir nada mejor de una función que pertenece al género del teatro social. Id a verla si tenéis oportunidad, os lo ruego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario