domingo, 21 de mayo de 2017

El cartógrafo o el mapa de una vida










TÍTULO: "El cartógrafo"
AUTOR: Juan Mayorga
DIRECCIÓN: Juan Mayorga
INTÉRPRETES: Blanca Portillo y Jose Luis García Pérez


El buen teatro, como el buen cine o la buena literatura, te hace, sobre todo, sentir. “El cartógrafo” escrita por Juan Mayorga te hace sentir en primera instancia curiosidad y a medida que la obra avanza, vas sintiendo muchas más cosas, entre ellas piedad y emoción.

Nos encontramos ante un obra complicada que cuenta mucho con muy poco. “El cartógrafo” es teatro con mayúsculas de ese en el que los actores son el vehículo para hacer sentir y encoger el estómago del espectador, de ese en que la cabeza del que se sienta en la butaca tiene que estar continuamente dando vueltas, analizando y replanteándose lo que le están contando.

No os preocupéis con esto que os digo, os puedo asegurar que el esfuerzo merece la pena y que lo que sobre el papel parece difícil, dos enormes intérpretes como Blanca Portillo y Jose Luis García Pérez lo hacen mucho más fácil. Como por arte de magia hacen desfilar ante nuestros ojos a un buen puñado de personajes que componen, como si de un rompecabezas se tratara, una historia, la del gueto de Varsovia, o mejor dicho, la de unos personajes que pudieron haberlo vivido.

No sólo eso se trata en esta obra, porque lo que aquí se cuenta también es la que podría ser la historia de cada uno de nosotros, pero eso es mejor que lo descubráis por vosotros mismos.

Muchas cosas quedan fuera de las dos horas de esta función, porque como bien se dice en ella, definitio est negatio (creo que era así), o lo que es lo mismo, definición es negación porque nunca se cuenta una historia al completo, siempre hay que hacerse preguntas y decidir qué es lo que queremos contar y lo que no.

Estas preguntas se las ha hecho aquí Juan Mayorga que además de ser el auto,r es el director de la función. Las respuestas deberá buscarlas el espectador desde el patio de butacas y también mucho después de que el telón haya bajado, porque esta es una de esas historias que no nos abandonan fácilmente y que siguen dando vueltas en nuestra cabeza durante días o incluso, me atrevería a decir, durante meses, lo cual no es mala cosa.

Mientras yo la veía no podía evitar pensar que si conociera mejor la historia de Polonia y del gueto de Varsovia, le sacaría aún más jugo. Eso me ha despertado las ganas de leer sobre ello así que si conocéis alguna historia o relato que se ambiente en ese lugar o esa época, os agradecería la recomendación. Eso sí, tened en cuenta que no estoy muy ducha en la materia.

También me gustaría señalar que ésta es una de esas funciones tras las cuales se agradecería muy mucho un coloquio con la compañía, puesto que estoy segura de que el viaje que han tenido que hacer Blanca y Jose Luis para prepararse para esta aventura ha tenido que ser tremendamente enriquecedor e iluminador.

Lo que sí tengo claro, es que si la vida me da la oportunidad de volver a ver la función, lo haré, y si puede después de haber aprendido algo más sobre la ocupación nazi de Varsovia, mejor que mejor.

Vosotros deberíais hacer lo mismo y no dejar pasar el tren de “El cartógrafo” si es que tiene parada en vuestra ciudad.



domingo, 14 de mayo de 2017

La lucha sin cuartel de Antonia San Juan

"Mi lucha" de Antonia San Juan


TÍTULO: "Mi lucha"
TEXTOS: Félix Sabroso, Pedro Almodóvar...
DIRECCIÓN: Antonia San Juan
INTÉRPRETE: Antonia San Juan


Si decides ir a ver “Mi lucha” de Antonia San Juan, en elgún momento del espectáculo es posible que te remuevas en tu asiento, que no encuentres postura, que te sientas incómodo porque Antonia San Juan no pretende hacer la pelota a nadie y habla sin pelos en la lengua: la maternidad, la prensa amarilla, el matrimonio, la infidelidad, la mala educación, la religión, el qué dirán, el patriotismo, el postureo... son sólo algunos de los muchos temas tocados en sus monólogos.

Solamente con su enumeración inicial de todos aquellos para los que no trabaja, ya podrían (o podríamos muchos) levantarnos del asiento y marcharnos, pero te doy un consejo: no lo hagas, el espectáculo merece la pena.

Según mi impresión, la función va in crescendo, bueno, no del todo, porque empieza nada más y nada menos que con el monólogo de su inolvidable Agrado de “Todo sobre mi madre” y eso es empezar fuerte, pero por lo demás, me parece que el espectáculo va de menos a más haciendo que el público cada vez esté más enganchado a sus palabras y reflexiones, esté de acuerdo con todas ellas o no.

Hay en “Mi lucha” muchos momentos para la risa, la mayoría, pero también los hay para la compasión y para asentir con la cabeza con lentitud y seriedad a medida que vamos escuchando las palabras de Antonia.

Aun con todos los momentos destacables que tiene esta función, me atrevería a afirmar que la recopilación de “Lo mejor de Antonia San Juan” le lleva la delantera, pero claro, aquello es una antología y desde luego, algunos de los monólogos que se pronuncian aquí también serían merecedores de formar parte de esa recopilación en el futuro.

En todo caso, en “Mi lucha” se presenta ante nosotros una Antonia San Juan muy auténtica porque como bien dice la Agrado: “Una es más auténtica cuanto más se parece a lo que soñó de sí misma”, y por cierto, si aún no conoces a la Agrado, ya estás tardando en ver “Todo sobre mi madre”.

Para terminar, un aviso a navegantes: este espectáculo no está recomendado para menores de 16 años así que no metas la pata queriendo llevar a tus retoños a ver a Estela Reynolds, que dicho sea de paso, la serie en la que aparecía tampoco debería ser vista por niños. Y una cosita más, tampoco tú debes ir con la idea de encontrar allí a otra Estela Reynolds porque Antonia San Juan es mucho más que uno o dos de sus personajes, Antonia San Juan es, como ya dije una vez, muchas mujeres en una y en esta función lo vuelve a demostrar haciendo y diciendo lo que le da la gana.