domingo, 5 de mayo de 2019

Cinco horas con Carmen Sotillo



Cinco horas con Mario


Título: "Cinco horas con Mario"
Autor: Miguel Delibes
Dirección: Josefina Molina
Producción: José Sámano
Adaptación: Miguel Delibes, Josefina Molina y José Sámano
Intérprete: Lola Herrera

Titulo así esta reseña porque cuando acudimos a ver este espectáculo vamos a pasar cinco horas (95 minutos en realidad) velando a Mario, pero sobre todo vamos a pasar esas cinco horas acompañando a su viuda, Carmen Sotillo.

Es a través de sus palabras como vamos a conocer quién era Mario y también, evidentemente, quién es esta Carmen. Una buena mujer que aunque siente que su marido la haya dejado solo tan pronto, no puede evitar echarle en cara ciertas cosillas en este tiempo de descuento antes de despedirse definitivamente de él.

El texto de Miguel Delibes es maravilloso y os invito a todos los que aún no lo hayáis leído a que lo hagáis sin tardanza porque os conquistará, de eso estoy segura. Lejos de lo que pudiera parecer antes de acercarnos a él, es un texto lleno de retranca, ironía, sentencias que merece la pena subrayar y recordar. En él se nos va descubriendo a través de las anécdotas que Carmen va recordando, la vida de un matrimonio de clase media en una capital de provincias en la España de Franco.

Carmen es un personaje al que se coge cariño a pesar de todo. Delibes ha sabido recoger sus errores, sus fanatismos y sus desaciertos pero ha sabido hacerlo de tal forma que el lector o el espectador, no puede menos de sonreír o incluso reír abiertamente en muchas ocasiones. Creo que lo que Delibes quiso enseñarnos con este texto es que somos hijos de nuestro tiempo, pero por encima de todo, somos hijos de la educación, los valores y las ideas que nos transmiten nuestros mayores. Equivocadas o no. Por eso creo que Carmen Sotillo es una mujer que se equivoca en muchas cosas pero que tiene buen fondo, esta obra también nos enseña eso de que los demás, aunque no piensen como nosotros, también pueden ser dignos de ser queridos e incluso admirados.

Pasando a la representación teatral propiamente dicha, creo que poco se puede añadir a lo que a lo largo de casi 40 años ya se ha dicho sobre la encarnación que Doña Lola Herrera hace del personaje. Como ella misma dice en el programa de mano, Carmen Sotillo es ya una buena amiga suya con la que siempre le produce placer reencontrarse.

El texto es un bombón para cualquier buena actriz, como también lo demostró hace ya más de 8 años Natalia Millán, y la Herrera es sin duda una de las grandes que tenemos en este país. Esta ha sido mi segunda vez viéndola interpretar a este personaje y quién sabe si tendré la suerte de verla hacerlo alguna vez más. Desde luego, le queda gira por delante así que quién sabe.

Lo que esta claro es que este grupo formado por Delibes, José Sámano como productor, Josefina Molina como directora y Lola Herrera como intérprete han hecho ya historia porque creo que por siempre en los libros de literatura del S.XX la historia de Mario y de su mujer, Carmen, aparecerán siempre ligados a este espectáculo que tenemos la suerte de ver todavía casi casi como se concibió en un primer momento.

No puedo decir más, simplemente que los que hemos podido, podemos o podremos verlo, debemos considerarnos unos privilegiados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario